jueves, 16 de julio de 2015

Kubra. Bragas de acero.

Sera esta la única manera de evitar el acoso en Afganistan. Parece que la labor civilizatoria occidental avanza poco.
Kubra, la gladiadora de las bragas de acero
Kubra-Khademi-detalle

http://blogs.publico.es/puntoyseguido/2798/kubra-la-gladiadora-de-las-bragas-de-acero/
Pero hubo otro Afganistán: entre 1919 y 1929  el rey Amanolah Khan –líder de la lucha contra el colonialismo británico- redactó una Constitución (1923) que garantizaba los derechos básicos de los afganos, incluida la educación secular para ambos sexos—,  implantó tribunales civiles, desmantelando la justicia religiosa y tribal, y animó a las mujeres a abandonar el velo y participar en el desarrollo de la sociedad. Su esposa, Soraya Tarzi, iba con la cabeza descubierta. Fueron derrocados por los jefes tribales y extremistas islámicos con el respaldo  de Gran Bretaña. Aun así, Afganistán progresaba en eliminar la discriminación hacia la mujer, hasta el punto de que entre 1964 y 1980 tuvieron tres ministras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada